Prometen que Fuerzas Armadas no violarán DH, pero tienen más quejas por ello

Uno de los argumentos que utiliza el presidente Andrés Manuel López Obrador para justificar que la Guardia Nacional pierde su carácter civil y se une a las Fuerzas Armadas, es que ya no se cometen violaciones de derechos humanos. Sin embargo, estos uniformados son los que tienen mayores denuncias por vulnerar las garantías individuales de los ciudadanos.

“La Guardia Nacional se está capacitando en el respeto a los derechos humanos, por lo que no habrá riesgo de excesos de autoritarismo. La tortura está desterrada, es decir, nunca se permitirán torturas y masacres; La vida siempre se va a respetar ”, dijo ayer el presidente federal en Veracruz.

Sin embargo, si se cuenta desde 2020, cuando se registró por primera vez la labor de la Guardia Nacional en el monitoreo de la protección de los derechos humanos, esta corporación y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) han consolidado su presencia entre las 10 corporaciones de seguridad. con las más altas quejas.

Por ejemplo, en ese año, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) registró 350 denuncias contra la Guardia Nacional y 359 contra la Sedena por diversas acciones contra garantías individuales que van desde detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones. forzado.

En el conteo de denuncias relacionadas con torturas, la Guardia Nacional fue identificada en cinco casos en San Luis Potosí, Estado de México, Morelos y Oaxaca. La Sedena fue imputada por este mismo delito en seis ocasiones en: San Luis Potosí, Puebla y Sinaloa.

La Secretaría de Marina, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal Ministerial acumularon 31 denuncias de tortura en 2020.

Leer: Militarización constitucional de la Guardia Nacional: la peligrosa apuesta de AMLO

En el caso de desaparición forzada, todas las corporaciones encargadas de garantizar y buscar justicia fueron acusadas en 15 ocasiones ante la CNDH ese año.

Si bien los datos muestran que la incidencia de este delito es relativamente menor en comparación con otros años, se debe tener en cuenta el alto grado de números negros que existen en estos casos.

«El gran problema de la tortura más que con la desaparición forzada y con respecto al homicidio intencional es la figura negra, el caso de la tortura es donde hay un mayor número de figuras negras», reconoció Daniel Vázquez, académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Sciences (Flacso) en una entrevista con Forbes México.

«La mayor parte de las torturas son prácticamente realizadas por policías que tendrían que recibir la denuncia e investigar y es un desincentivo que se denuncie este caso», agregó.

Para este año, el panorama no está lejos de ser diferente para la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas. Según el Sistema Nacional de Alerta de Violaciones de Derechos Humanos, de enero a junio de 2021, la Guardia Nacional ya acumula 241 denuncias por diversos delitos.

En el caso de tortura, la CNDH contabilizó 26 casos de tortura y nueve casos de desaparición forzada a junio. En el primer delito, la Guardia Nacional suma ocho casos; mientras tanto, la Sedena se indica en tres.

Sin embargo, la FGR, la SSPC, la Armada y la Policía Federal Ministerial suman 12 denuncias a nivel nacional.

Baja California, Michoacán, San Luis Potosí, Guerrero, el Estado de México y la Ciudad de México tienen la mayor cantidad de denuncias por torturas relacionadas con las agencias de seguridad nacional.

“Se cometen en prácticamente todo el territorio nacional (los casos de tortura y desaparición forzada) no se cometen en una sola región, pero que en todo el país hemos torturado gente, hemos desaparecido y es que son cometidos por prácticamente todos los cuerpos de seguridad -no importa si es municipal, estatal o federal- y están comprometidos con total impunidad ”, dijo Vázquez.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) suma al primer semestre del año 222 denuncias por violaciones a las garantías individuales; en último lugar se encuentra la Procuraduría General de la República (FGR) con 178 denuncias a nivel nacional.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), es en Chihuahua donde la Guardia Nacional presenta el mayor número de denuncias, con 26, la mayoría relacionadas con detenciones arbitrarias, ejercicio indebido del deber público y violación de los derechos de los migrantes.

Te puede interesar: Guardia Nacional a Sedena por falta de mando, justifica Durazo

Según el organismo, a nivel nacional la Guardia Nacional tiene 53 registros abiertos por detenciones arbitrarias, de los cuales 13 se han registrado en Chihuahua.

Dos municipios de esta entidad: Ciudad Juárez y Chihuahua se encuentran entre los 50 municipios más violentos de México con 673 homicidios intencionales juntos de enero a mayo.

Pese a ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha argumentado que la penetración del crimen en los cuerpos policiales locales hace cada vez más necesaria la participación del Ejército y la Armada en tareas relacionadas con la seguridad pública.

Por ello, destinará otros 50 mil millones de pesos a la Guardia Nacional para acelerar el reclutamiento de integrantes así como la construcción de cuarteles y garantizar su presencia a nivel federal.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, el 75% de la población mayor de 18 años considera efectiva la actuación de la Guardia Nacional.

Asimismo, la consultora SIMO realizó este año una encuesta para el diario El País en la que el 62% de la ciudadanía apoyaba a las Fuerzas Armadas; la Guardia Nacional se lleva el 53%.

Si bien la labor de las Fuerzas Armadas es cuestionada a nivel nacional e internacional por sus características negativas en el agravamiento de la violencia, expertos como Ernesto López Portillo, coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana, consideran que la imagen de la Guardia Nacional Se asocia al discurso sobre la necesidad de que los militares resuelvan el problema de la violencia en México.

“Lo que podemos decir es que la Guardia Nacional está aprobada por la mayoría, cuando la seguridad pública es igualmente desaprobada por la mayoría.

“La Guardia Nacional sería aprobada, según esta hipótesis, no por lo que hace sino por la imagen que representa para la gran mayoría, es decir, la supuesta solución militar que la policía no pudo dar”, dice López Portillo. en su columna Ruta Crítica. publicado en Political Animal el 5 de julio.

Hasta el momento, la Guardia Nacional cuenta con 99 mil 446 elementos y de cara a la segunda etapa del sexenio de López Obrador, se discutirá en el Congreso de la Unión si su labor se integra a la Defensa Nacional y con ella, siendo de un carácter civil, se evita su corruptibilidad.

Síguenos en Google News para mantenerte siempre informado

Deja un comentario