PIB de México avanzó 1.5% en el segundo trimestre; registra rebote anual histórico de 19.6%

El economia mexicana registró un avance de 1,5% trimestral en términos reales y con cifras desestacionalizadas en el segundo trimestre del año, estimó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en su información oportuna.

La estimación oportuna de Inegi fue menos dinámica de lo que predijo el consenso del mercado, que fue del 1,8 por ciento.

Como explica el think tank México ¿Cómo vamos? Al comparar la estimación oportuna del PIB con los datos finales del Inegi, la diferencia suele estar entre 0,1% y 0,2 puntos porcentuales, lo que significa que la estimación oportuna suele ser “bastante precisa”.

Los estrategas que más se acercaron con su proyección a la oportuna estimación del Inegi, son los de BNP Paribás, que pronosticaron un avance trimestral del 1,9 por ciento. Según la economista por México de esa firma, Pamela Díaz Loubet, este récord implica que la actividad económica está 2.1% por debajo de su último pico en el tercer trimestre de 2019.

En el desglose de la información oportuna, el Inegi mostró que el avance de la actividad fue liderado por el sector servicios que tuvo un récord trimestral de 2,1 por ciento.

Desde Londres, el economista para Latinoamérica de la consultora Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, explicó que los datos dados a conocer por el Inegi confirmaron que el repunte de la actividad se aceleró en el segundo trimestre a medida que disminuía la pandemia.

Sin embargo, Jessica Roldán Peña, directora de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, dijo que las condiciones externas, particularmente en Estados Unidos, se mantuvieron fuertes, apoyando la actividad en sectores clave e impulsando el consumo gracias a los sólidos flujos de remesas.

El desafío ahora es asegurar que esta demanda se mantenga en el tiempo, observó el estratega.

Pues bien, aun reconociendo que el consumo y los servicios mostraron un avance, no se puede ignorar que el principal motor lo apoya Estados Unidos, vía el flujo de remesas y la llegada de turistas, agregó Gabriela Soni, Inversionista Jefe de UBS Asesores, por separado. . México.

Si esta proyección se confirma en los datos finales de la Producto interno bruto (PIB) Para ser publicado el 25 de agosto, cuatro lecturas trimestrales de progreso se habrían hecho girar con respecto al trimestre anterior.

En el tercer trimestre de 2020, el PIB registró un avance del 12,5%; para el trimestre inmediato de ese mismo año, el desempeño se moderó a 3.2 por ciento. Ya para el primer trimestre de 2021, el crecimiento del PIB continuó debilitándose hasta alcanzar el 0,8% y según la estimación preliminar, en el período marzo-junio de este año la actividad recuperó fuerza para ubicarse en el 1,5 por ciento.

La ilusión del rebote

Según la estimación preliminar de Inegi, el PIB de México tenía un crecimiento tasa anual de 19,6% en comparación con el segundo trimestre del año anterior, que es una tasa no vista en 40 años.

Sin embargo, el presidente del Inegi, Julio Santaella matizó la lectura del registro al señalar que «el valor relativamente alto (…) resulta de la comparación con el colapso de 2020 -2T».

La ilusión o efecto aritmético rebote por la bajísima base de comparación, según explican los estrategas de BNP Paribás, Finamex Casa de Bolsa y UBS Asesores de México.

La fuerte caída del PIB que se produjo en el segundo trimestre del año pasado, como consecuencia del cierre de negocios para limitar la velocidad de contagio por Covid-19, genera una base de comparación anual muy baja, lo que puede alimentar una impresión artificial de “Crecimiento histórico” Eso claramente no se siente en la generación de empleo, ni se derrama en la demanda, advirtió el estratega de UBS.

Información del Inegi muestra que la estimación oportuna del PIB para el primer semestre del año, de enero a junio de 2021, alcanzó un crecimiento anual de 7,4% con series desestacionalizadas.

Florecen los servicios y el comercio

Según la estimación preliminar, en el segundo trimestre del año las actividades terciarias completaron un avance trimestral del 2,1 por ciento.

Este segmento incluye comercio, transporte, correo y almacenamiento, información en los medios de comunicación, servicios financieros y de seguros, servicios profesionales y científicos, alquiler de bienes, mobiliario e intangibles, servicios educativos, de esparcimiento y culturales, así como actividades legislativas. .

El actividades secundarias avanzaron 0,4% en actividades secundarias, esto frente al primer trimestre del año.

En esta clasificación se encuentran actividades como la minería; las industrias de generación, transmisión y distribución de electricidad, suministro de agua y gas, construcción y manufactura, que juntas y en condiciones normales, aportan el 31,6% del PIB, según estimaciones de Barclays.

Y finalmente las actividades primarias con un tráfico del 0,6% respecto al trimestre anterior.

Aquí se congregan las actividades de agricultura, cría y explotación de animales, silvicultura, pesca y caza.

La foto semestral

La información del Inegi al final del primer semestre muestra que las actividades con mayor avance fueron las recogidas en las actividades secundarias, las del sector industrial, con un récord de 11,1% respecto al mismo período del año anterior y también con cifras desestacionalizadas.

Le siguen las actividades terciarias, los servicios, con una variación real del 6,1% respecto al primer semestre de 2020.

Y el desempeño de las actividades primarias, donde destacan la agricultura y la ganadería, que alcanzó una fluctuación del 7,4% respecto al primer semestre del año del gran encierro.

Deja un comentario